21.2.09

Cielo

(Día 44)
Oruro
.-Sin miedo al dolor de cuello, en la parada técnica camino a Oruro, para visitar el carnaval, levanto la mirada hacia el cielo. La cabeza alta para ver unas estrellas que, aunque lo parezca, no había visto nunca antes. Y es que pruebo de encontrar aquellas constelaciones que en las excursiones colegiales nos hacían ver, y no encuentro nada. Entonces caigo en que estoy en el hemisferio sur, Bolivia para ser más concretos, y que el cielo que veo ahora no se parece en nada al que podía ver en Barcelona. Aunque sea igual de negro, y tenga igual esos puntitos blancos, iluminados, creando formas indescriptibles que alguien se encargó de juntar, seguramente por diversión.


A sky with no stars - The Canadians

3 comentarios:

guso dijo...

Fue por diversión, sin duda.

Nuria Vega dijo...

Parece una chorrada pero es tan cierto como que sólo con mover la cabeza podemos ver cosas distintas. Con cierta nostalgia siempre explico a los colegas que una de las cosas que más me gusta de mi querida isla, es que cuando vas allí puedes ver el cielo, ese mar azul que cubren las nuves... aquí en barcelona me cuesta verlo igual de claro, aunque reconozco que después de 7 años comienzo a ver claros entre tanto edificio :P

Lu dijo...

Cuando estuve en las Maldivas, buscaba todas las noches la luna y no conseguía verla. Sin ella, las estrellas apenas brillaban. Al quinto día, extrañada, pregunté a un pescador. "La luna sólo podéis verla en el norte. Estamos en el sur", me contestó.

Las constelaciones que ya conocemos no pueden sorprendernos. Traza las líneas que quieras entre los puntitos, imagina cómo se unen, inventa nombres de constelaciones. De algo tiene que servirte estar tan cerca del cielo, ¿no?